El mago de Oz

La semana pasada fui a La linterna mágica, que es un club de cine para niños de primaria que hay en mi ciudad. La película que ponían era El mago de Oz y me gustó tanto que cuando llegué a casa y vi que estaba el libro en la estantería decidí leérmelo.

mago_de_oz

En la peli, Dorothy pierde a su único amigo, el perro Toto. Entonces un ciclón se lleva su casa y aparece en el mundo mágico de Oz. La historia se puede resumir en que Dorothy quiere ir a la ciudad Esmeralda para que el Mago Oz la lleve de vuelta a Arkansas. Por el camino se va encontrando con distintos personajes que la acompañan para pedirle al mago sus deseos. Estos personajes son el espantapájaros que quiere conseguir cerebro, el hombre de hojalata que quiere conseguir un corazón y el león cobarde que quiere conseguir coraje.

Después de leerme el libro, comprobé varias diferencias entre este y la peli y debo reconocer que me gustó más el libro. Por ejemplo: en la peli cuando se va el mago ya estamos  casi en el final, mientras que en el libro todavía faltan muchas aventuras hasta que Dorothy consigue regresar a Arkansas. Además, la forma en que cada personaje consigue lo que desea es diferente y me parece que es más interesante la del libro.

mzl.axkbgeez.1024x1024-65

Este libro se lo recomiendo a quien le gusten las aventuras de fantasía y la película a quien le gusten las comedias musicales. Es un libro muy corto y encima, te enganchas y lo lees muy rápido. Su autor se llama L. Frank Baum ¿Y a que no sabéis de donde sacó “OZ”? Pues un día estaba él en su escritorio exprimiéndose los sesos (algo que no tenía el espantapájaros) y se fijó en el cajón donde metía  todos los trabajos de la O a la Z ¿Lo pilláis?

El mago de Oz nos enseña a perseguir nuestros sueños y que no los conseguiremos sin esfuerzo, que no basta con pedírselos a magos porque no van a venir solos.

Anuncios

La invención de Hugo Cabret

La invención de Hugo

Este libro me lo regalaron unos amigos de Madrid. Trata sobre un niño que vive en la torre del reloj de una estación de trenes en París. Hugo desea terminar un autómata que su padre estaba reconstruyendo, una especie de robot que utilizaban los magos para dejar a la gente boquiabierta.

Hugo es huérfano y tiene un carácter solitario. Casi nunca sale de casa, que es muy pequeña y sencilla. Su único entretenimiento es dar cuerda a los relojes y reparar el autómata pero… ¿de dónde saca las piezas para arreglar el autómata? Pues le roba las piezas a un viejo juguetero que tiene mal genio y que será muy importante en la historia. Hugo se hace amigo de la hija del juguetero que es muy buena y cariñosa, y juntos viven aventuras muy emocionantes.

Os recomiendo este libro, pero sobre todo a las personas que le gusten las historias de misterio y melancolía, como las de Edgar Allan Poe. El autor, Brian Selznick, dijo: “recordé una historia de unos autómatas de cuerda que fueron donados al Museo de París. Fueron tirados a la basura y me imagine a un niño rodeado de máquinas rotas y oxidadas; y así nacieron Hugo y su  historia.”

Mi parte favorita es cuando el autómata funciona y le deja un mensaje, pero un mensaje muy especial. Este libro está cargado de sorpresas y una de ellas es la cantidad de dibujos que tiene, y muy bonitos además. Están hechos a lápiz, ¡y por el propio autor! Los dibujos son como una peli, pues hacen zoom y van contando la historia. Uno no empieza a leer hasta la página 50 y eso hace que su lectura sea fácil y rápida.

cuatro

Con este libro aprendí sobre los orígenes del cine y conocí a uno de sus pioneros. Sobre esta historia también se ha hecho una peli. Yo la vi y estuvo muy bien, pero había diferencias y suprimían algunas cosas. Quizá algún día escriba especialmente sobre la peli.

melies