Veinte mil leguas de viaje submarino

Hoy voy a hablar sobre Veinte mil leguas de viaje submarino, una novela de Julio Verne. Tenía que escribir sí o sí sobre este libro porque el blog se llama como el submarino de esta novela. Yo pensaba que nunca me lo podría leer porque era muy largo. Lo veía en la estantería desde que era pequeño, mi padre me intentó convencer antes con De la tierra a la luna, que es más corto, pero ese todavía no me lo he leído.

Verne fue un famoso escritor francés que se imaginó cosas que no existían hasta el momento, por ejemplo lo tomaron por loco cuando dijo que se podía ir a la luna. De él me he leído también Los hijos del capitán Grant, La vuelta al mundo en ochenta días, Viaje al centro de la tierra y ahora me estoy leyendo Un capitán de quince años. Todas me han enganchado mucho, en todas  ellas los personajes viajan por el mundo por diferentes motivos: una apuesta, buscar a su padre perdido o por curiosidad aventurera. Pero si hay que ser preciso la que más me ha gustado ha sido Viaje al centro de la tierra, porque en ella descubrían animales prehistóricos que seguían vivos bajo el mundo moderno, como dinosaurios o un rebaño de mastodontes custodiado por un gigante. Ahora me quiero leer La isla misteriosa, que me han dicho que es la continuación de Veinte mil leguas, pero lo busqué en la biblioteca y no estaba, lo seguiré buscando y ya os contaré.

Nautilus

En Veinte mil leguas de viaje submarino  Monsieur  Arronax  se va a la caza de un monstruo marino y, después de caer al mar, él, Conseil y Ned Land son recogidos por el Nautilus,  un submarino capaz  de desafiar a las fuerzas naturales, llegar al centro del polo sur y de luchar contra un calamar gigante. Para llevar semejante submarino cualquiera creería que hace falta ser un dios o de otro planeta, pero el que maneja este submarino es un mortal, el extraño capitán Nemo. Digo esto porque

Nemo tiene un pasado del que nadie sabe nada y del que él nunca habla, es un hombre misterioso y guarda secretos que nadie sabe. Fue un hombre memorable, de leyenda,  alguien que mereció salir en todos los periódicos de su época, pero que nunca salió de su nave y del que no se supo. Arriesgaba su vida por los demás y se preocupaba mucho por su tripulación. Incluso llora cuando muere un compañero. Yo todavía me conmuevo cuando recuerdo el final del libro.

calamar

Mi parte favorita de Veinte mil leguas es cuando van al polo norte y se quedan bajo la superficie helada sin poder salir durante varios días, se les acaba el aire y tienen que picar el hielo para sobrevivir. Cuando me lo estaba leyendo tuve la extraña sensación de quedarme también sin aire. Otra parte que me gustó mucho fue la del paseo marítimo en que se encuentran con tiburones.

Este libro le gustará a quienes les gusten las aventuras y los cambios inesperados en la historia. Os lo recomiendo a todos.

Esta es la ruta que sigue el Nautilus.

Esta es la ruta que sigue el Nautilus.

Anuncios

3 pensamientos en “Veinte mil leguas de viaje submarino

  1. Un pez linterna me ha avisado de cierto marinero que anda explorando nuevos mares. Me he asomado y me gusta mucho lo que veo. ¡Ánimo joven lobo! El norte siempre es el mismo, pero cada puesta de sol es diferente.

  2. Pingback: La isla misteriosa. | nautilus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s