Maese Zacarías

PortadaDespués de dos meses y medio de vacaciones vuelvo a bordo del Nautilus. Hoy os pienso hablar de Maese Zacarías, una noveleta de Julio Verne que, como os he dicho anteriormente, es uno de mis preferidos.

ZacaríasTodos los oficios tienen un comienzo y en esta noveleta Verne nos cuenta la historia del primer relojero del mundo, un viejo arrugado y gruñón llamado Zacarías, que vivía con su hija Gérande, su aprendiz Aubert, y su sirvienta Escolástica.

El maestro relojero vivía en una casa sobre pilotes en el río que pasa por Ginebra. Tenía su taller en el sótano y por las noches se encerraba en él a ver correr el agua bajo sus pies por una trampilla que tenía en el suelo. Maese Zacarías parecía preocupado. Al ser tan viejo, podía haberse retirado perfectamente, pero insistía en seguir trabajando y eso tenía preocupada a toda la familia. ¿Qué hacía allá abajo, encerrado en su oscuro taller a esas horas?

ReclamaciónLa razón por la cual seguía trabajando era que sus relojes se estaban parando. Todos los días le llegaban clientes enfadados porque los relojes que les había vendido se habían parado o estropeado, y por más cuerda que le dieran no funcionaban. Maese Zacarías, inventor de la rueda dentada, pensaba haber conseguido dominar el Tiempo. Pero no solo el tiempo de sus artefactos mecánicos, sino el tiempo de la Vida misma. Y es que creía que ¡su alma estaba en los relojes que había fabricado!, y por ello pensaba que le había llegado su hora.

Cuando parece que se va a morir, Zacarías se da cuenta de que todavía le quedaba un reloj que no se había parado. Uno que había fabricado hacía mucho tiempo y que pertenecía a un tal Pittonaccio. Este personaje vivía en un castillo prácticamente inaccesible en las montañas. En un arrebato de locura, Zacarías se dirige al castillo, perseguido por su familia, a darle cuerda a ese último reloj. El maestro relojero tenía la esperanza de que mientras uno solo de sus relojes funcionara él podría seguir viviendo.

Al llegar, Maese Zacarías le dice a Pittonaccio que le de la llave del reloj para darle cuerda. Pero Pittonaccio, que parecía encarnar al  demonio, le pregunta si a cambio de su vida está dispuesto a entregarle la mano de Gérande, quien en realidad estaba enamorada de Aubert. ¿Qué creéis vosotros que hizo Zacarías? ¿Preferiría el maestro relojero la felicidad de su querida hija o la vida eterna?

Castillo


 

 

Anuncios

La excursión

En primer lugar, quiero decir que siento muchísimo el retraso de este post pero… entre los deberes, que son bastantes; los exámenes, para los que hay que estudiar; y  las excursiones…

¡Ah! Por cierto, de las excursiones es de lo que quiero hablaros. Hace unos días, ¡Me fui a una excursión de 4 jornadas en bicicleta! Fue muy divertido y además ya le cogí el gusto a la bici.

Oye, que os voy a contar como fue cada día…

El primer día me levanté muy emocionado, ansioso por salir ya. Acompañé a Arantxa, una amiga que vive en mi edificio, al colegio y salimos sin problemas los dos grupos de quinto hasta Utebo. Por el camino hicimos una visita guiada a los galachos de Juslibol. Un galacho es un meandro abandonado, en este caso abandonado por el río Ebro.

IMG-20130514-WA005

En la visita nos explicaron lo que era un bosque de ribera y nos mandaron a encontrar un milano negro. En el galacho comimos y después de comer jugamos a los toros. Este juego consiste en que todos los compañeros menos uno se suben en las bicis y persiguen al que va por tierra, yo era el que iba por tierra y no me pillaron ni una vez. También nos contaron la historia de cómo se formó el galacho de Juslibol: en 1961 hubo una gran riada en el Ebro y en el meandro de Juslibol el río se dividió en dos cauces. Cuando volvió a la normalidad el río siguió por el cauce más corto, que era el nuevo que había formado y las lagunas que quedaron se fueron secando. Como por los alrededores había mucha grava, y Zaragoza crecía, fueron a excavar ahí. Y excavaron tanto que descubrieron el agua subterránea. Esta agua está conectada con el Ebro y fue formando nuevas lagunas que son las que permanecen en el galacho.

El segundo día fue increíblemente malo: llovía, nada de asfalto, nos equivocamos de camino y… ¡mi bici parecía una bola de barro! Encima, las burlas no cesaron pues había roncado durante la noche. Fuimos de Utebo a un pueblo que se llama Alagón. En el camino nos tuvimos que parar en Torres de Sobradiel porque estaba lloviendo demasiado y aprovechamos para merendar. A Alagón llegamos sobre las 7 de la tarde y fue un día horroroso porque estaba cansadísimo y con ganas de acostarme en un sofá a ver la tele tranquilamente. Por suerte me consolaron y me quedé.

IMG-20130514-WA014El tercer día estuvimos con los niños del colegio Aragón. Ellos vinieron también con sus bicis y juntos fuimos a un parque en medio del bosque. Allí merendamos y nos empezamos a conocer. Al principio estaban admirados y querían ser amigos nuestros por el esfuerzo que habíamos hecho en bicicleta, pero al final, no sé si por mala suerte, no nos cayeron muy bien, aunque yo me hice amigo de unos cuantos. El camino de vuelta fue exactamente igual que el del día anterior, solo que en el sentido contrario. Ese día caí sobre unas ortigas, pero por suerte al menos no nos equivocamos de ruta. Dormimos nuevamente en el polideportivo de Utebo y esa noche me cambié de compañeros con otros que también roncaban.

El cuarto día era el de la vuelta a casa. En Utebo, antes de salir, hicimos juegos con los niños del colegio, solo que esta vez había una pequeña sorpresa: en el colegio de Utebo estaba Juan, mi antiguo compañero de clases y de cumpleaños. Me gustó mucho poder volverlo a ver. Aunque Juan fue de nuestro colegio y se cambió el año pasado, no nos dio tregua en los juegos. De todos modos yo salvé a mi equipo en el juego de cazadores y patos, que es un juego en el que dentro de un recinto está un grupo, los patos, y afuera los cazadores, que con una pelota tienen que intentar matarlos. Cuando solo quedábamos dos, todos iban a por mí y menos mal que tuve los reflejos de Casillas y pude salvarme.  Después de comer y jugar un partidillo de fútbol nos fuimos a la biblioteca a hacer los deberes de las barcas de paso.  Antiguamente solo habían dos puentes sobre el Ebro en Aragón: el de tablas y el de piedra. Como eran pocos, la gente en los pueblos construía barcas con las que pasar de una ribera a otra, y en este viaje vimos una y nos contaron esta historia.

IMG-20130516-WA037Ya de regreso la mitad del camino la hicimos en barca por el Ebro. Nos dijeron cómo es que debíamos remar y nos fueron explicando fauna y flora mientras navegábamos. En el trayecto nos chocamos con las otras barcas y yo tuve ganas de abordar alguna como un pirata. Todos íbamos cantando canciones. Al principio comenzó cantando Nayara, pero como no se sabía la segunda parte, seguí yo: “Cooooooon la botella de ron. Soy capitán, soy capitán…”. Me conozco la canción de memoria porque la aprendí en el campamento de judo. En la barca llegamos hasta el Parque del Agua y volvimos a subirnos a las bicis para llegar a nuestro colegio donde nos esperaba una bienvenida emocionante. Nosotros esperábamos un par de aplausos y algún padre grabando, pero había de todo: pancartas, vítores, aplausos y un montón de padres.

Si tuviera que agradecer en especial a alguien, les agradecería a los padres que me ayudaron en los momentos difíciles, por ejemplo, cuando iba el ultimo porque no podía más, o cuando quise volver a casa y me consolaron para que siguiera o cuando me ayudaron a sacar las gafas que se me habían caído detrás del radiador, ¡que susto que tuve!

La idea de este viaje en bici fue de Horacio. Un profe de educación física que ama la bici. Además, nadie había hecho antes salidas de 4 jornadas en bicicleta con niños de primaria ¡Horacio es genial! Hicimos 110 kilómetros entre ida y vuelta.

Bueno, que como ya se acercan las vacaciones tendré más tiempo para escribir y… para terminar El Conde de Montecristo, pero, ptsss no se lo digáis a nadie.

La isla misteriosa.

el globoFinalmente he leído La isla misteriosa gracias a un amigo que me lo ha enviado. Como ya dije antes, este libro continúa la historia del Capitán Nemo en Veinte mil leguas de viaje submarino, pero ahora los protagonistas son un grupo de prófugos de la Guerra Civil norteamericana. Esta fue una guerra entre los ejércitos del Sur de los Estados Unidos, que querían mantener la esclavitud, contra los del Norte que querían abolirla. Los prófugos, que eran del Norte, escapan en un globo destartalado que los del Sur querían utilizar para espiar a las tropas contrarias desde el aire.

El grupo estaba formado por un ingeniero, un marino, un muchacho, un periodista, un negro que había sido esclavo del ingeniero y el perro Top. Aprovechan que una tempestad retrasa el lanzamiento del globo y se suben, desatan las amarras y se van en medio de rayos, truenos, viento y oscuridad. Intentan ir hacia el norte, pero en una tempestad y con un globo destartalado lo lógico es que se perdieran. Y eso fue lo que pasó, y el grupo fue a parar a un lugar deshabitado y desconocido.

la-islaDespués de refugiarse en unas cuevas que llaman las chimeneas, se dedican a explorar y a buscar comida. Al subir a lo alto de un monte se dan cuenta de que están en una isla, a la que dan el nombre de Isla de Lincoln. A partir de ese momento, empiezan a pasar cosas muy extrañas que, de algún modo, siempre les viene bien. Parece como si alguien velara por ellos. Un día los atacan unos piratas y de pronto el barco explota; otro día se enferma el muchacho y a la mañana siguiente aparece junto a ellos el medicamento que necesitaban. Unos piratas que se salvan cogen prisionero a uno de ellos, pero de pronto aparecen muertos sin otra señal que un puntito rojo.

Poco a poco, y con ayuda de estos sucesos misteriosos, el grupo va “colonizando” la isla. Al final, ya tenían de todo: un corral con cabras, un pequeño barco y campos de trigo. También aparece uno más en el grupo, Ayrton, un miembro de la tripulación del Duncan, el barco en el que Los hijos del capitán Grant buscaban a su padre. Finalmente, todos los misterios se aclaran porque aparece el personaje oculto que los ayudaba, y que era, nada más y nada menos que… ¡el Capitán Nemo! En esta novela, Julio Verne nos desvela todos los secretos y misterios que rodean al famoso Capitán, pero no os los voy a contar para que os animéis a leerla. Este libro nos enseña que los hombres pueden prosperar siempre que se esfuercen y utilicen sus conocimientos trabajando juntos… aunque una “ayudita” nunca viene mal.

portada

Los tres mosqueteros

3espadasHace un tiempo me leí Los tres mosqueteros. Esta es una novela de la que se han hecho un montón de películas. En casa tenemos una con Mickey, Donald y Goofy . En todas se repite una y otra vez aquello de “todos para uno, uno para todos”, frase que solo aparece una vez en el libro.

En él se cuenta la historia de un joven gascón llamado D’Artagnan, que se va a París con la intención de ser un mosquetero, que era la guardia real de Luis XIII. Todo comienza en 1625. Al salir, D’Artagnan solo contaba con 20 escudos y un caballo naranja. Llevaba una carta de recomendación para poder ser mosquetero, pero se la roban después de un duelo en una posada cerca de París.

Sin la carta, con lo único que cuenta para demostrar que puede ser mosquetero es con su habilidad  con la espada. Y la demuestra cuando conoce a Athos, Porthos y Aramis, tres mosqueteros con los que también se reta a duelo y que terminan siendo sus grandes amigos. Con ellos no llega a batirse porque los detienen los guardias del Cardenal Richelieu. Acto seguido se pusieron los cuatro a luchar contra la guardia del Cardenal, que era un conspirador. En la pelea los mosqueteros ven lo bien que manejaba la espada D’ Artagnan y deciden que se una a ellos. Juntos tienen un montón de aventuras, luchando por la reina de Francia, Ana de Austria, que era española. ¡Qué cosa, tres países en una sola persona!

Esta parte es la que más me gustó y me recuerda que yo también conocí a varios amigos del cole peleándome con ellos al principio. Otra parte que me hizo reír fue cuando Athos salió de una bodega en la que estaba prisionero y D’Artagnan le preguntó si estaba herido. “¿Herido? ¡Borracho es lo que estoy!” Athos era un buen bebedor, pero no era el único que bebía en esta historia.

Este libro te hace reír varias veces y también tiene partes románticas, pero lo que más tiene es aventuras, intrigas y peleas. Se lo recomiendo a quien le gusten estas cosas y no le tenga miedo a setecientas páginas. En todas ellas, Dumas nos enseña lo que es la amistad.

LOS TRES MOSQUETEROS V01.1[1]

 

Los personajes de Mr. Samuel Langhorne Clemens

Hoy no voy a hablar de un libro, ni de una película. Hoy vamos a conocer a algunos de los personajes del magnífico escritor Mark Twain, cuyo nombre verdadero era Samuel Langhorne Clemens.

Primero os hablaré de un neoyorkino como cualquier otro que, un buen día, sin saber cómo, se ve llevado hacia atrás en el tiempo, hasta… ¡la época del rey Arturo! Para volver a casa, el pobre yanqui no tiene más remedio que ir en busca de gloria para que Arturo y Merlín le dejen regresar. En este libro hay muchas partes cómicas, como cuando el protagonista se libra de morir en la hoguera gracias a un eclipse  total de sol. El rey Arturo casi se muere al ver que hasta el sol obedecía a aquel mago increíble. Ya sabemos que el método del eclipse es un clásico para engañar a incas y caballeros.

un yanki

Al principio el yanqui tenía miedo pues no sabía nada de aquella época y muchas cosas le impresionaban, como los vestidos que usaban, o el poco sentido de la justicia y de la economía que tenían. Pero al cabo del tiempo, el yanqui comienza a utilizar los conocimientos que tenía para dejar embobados a la gente. Por ejemplo, hace el primer periódico, construye un teléfono y hasta les enseña a usar pistolas, y otras cosas por el estilo. En fin, la historia de un personaje anacrónico, como mi padre jugando al Pro Evolution Soccer.

En otro de sus libros M.T. nos cuenta sobre un príncipe y un mendigo, que son muy parecidos, como dos gotas de agua, y que se intercambian los papeles. Eso es lo que le pasa a Tom Canty y al príncipe Eduardo. Cada uno se ve metido en la complicada situación del otro. Canty pensaba que ser príncipe iba a ser muy sencillo, pero ya desde la primera mañana en este papel se da cuenta de que no va a ser nada fácil porque era muy aburrido: solo para vestirse tardó más de una hora. Por su parte, al príncipe Eduardo le costó acostumbrarse a los harapos y a la sucia cama, que no era más que un montón de paja. Tuvo que mendigar y soportar los azotes de su padre y aprendió que había personas que no tenían nada mientras él lo tenía todo. En fin, la típica historia sobre los caprichos del destino.

tomSawyer02

De los otros personajes que os quiero contar es de Tom Sawyer y su amigo inseparable Huckleberry Finn, mis favoritos. Tom es un niño revoltoso, pillo, que no puede hacer otra cosa que vivir aventuras. Era muy supersticioso, creía en cosas raras como que se podían quitar las verrugas llevando un gato muerto al cementerio, o que moriría si un perro aullaba por la noche mientras le miraba. Tenía novia, aunque no le daba mucha importancia porque prefería estar con los chicos, como su amigo Huckleberry. Huck era un increíble ladronzuelo huérfano, bueno no del todo huérfano pues tenía padre. Vosotros diréis: “vaya, pues al menos si tiene padre debe estar contento”, pues todo lo contrario. Era un padre que le pegaba, le insultaba y encima estaba borracho siempre que podía. Huck tiene que escapar de casa y de ahí surge la historia de todas sus aventuras. A Tom y a Huck les encantaba la libertad, y con esto me refiero a que querían hacer cosas como pescar, nadar o navegar por el río sin que nadie les dijera: ¡eh tú, a la escuela! A pesar de ser un poco holgazanes, yo creo que eran buenos chicos y que solo querían divertirse.

Mark-Twain

Be good and you will be lonesome

Hasta aquí lo que os cuento de los personajes de los cuatro libros que me he leído de Mark Twain, un tipo increíble al que, gracias a mis habilidades youtuberas, podéis ver en su casa en 1909 un año antes de su muerte, y ¡filmado por Thomas Alva Edison!

Colmillo Blanco

Esta historia empieza con tres tiradores de trineo que van por un camino de bosque en Alaska. Su misión es conseguir llegar al fuerte Mc Gerry. Pero toda misión tiene su dificultad  y en la suya perece uno de ellos en el viaje y los otros dos son perseguidos por una manada de lobos hambrientos, atraídos por el olor a carne humana. Tan hambrientos, que el autor los describe como esqueletos con una sábana de piel por encima. Tienen una dura lucha en la que ganan los lobos y se comen a los perros y a un tirador. Del que sobrevive ya no sabremos más.familia

A partir de este momento de quien sabremos es de los lobos. Después de satisfacer el hambre, la manada se divide y se quedan solos los dos jefes: una perra fiera y un viejo lobo que tienen cachorros. De los cinco que tienen, solo queda uno: Colmillo Blanco. A los otros los mata el frío y el hambre, pero Colmillo Blanco es el más fuerte y resiste. Esa fuerza fue la que le permitió sobrevivir a las difíciles condiciones de vida de Alaska y a los malos tratos de los hombres que buscaban oro por aquellas tierras.

Cuando por primera vez salió del “mundo” que era su cubil, el listo cachorro mató a las hijas de una ptarmigán, que es un ave muy rara. Poco a poco se fue atreviendo a ir más allá, hasta que al final fue demasiado lejos de su cubil y lo recogieron unos indios. Fue entonces que tuvo su primera pelea con un perro, un tal Hocicos que quizá era demasiado valentón, pero que nunca más le volvió a ganar en sus otras peleas. Para Colmillo Blanco, los humanos eran dioses muchas veces crueles. Nunca los había visto, pero su instinto, o los “ojos de sus antepasados”, le decían que eran seres superiores pues podían mover objetos inanimados, y hacer que le provocaran dolor, como las piedras o los palos con que le pegaban.pelea

Al cabo de un año, los indios lo llevaron tirando del trineo hasta el fuerte Yukón en el que después de muchas peleas lo vendieron a un tal Guapo Smith. Un verdadero cobarde que se entretenía pegándole, insultándole y maltratándole. Colmillo Blanco era muy bueno peleando y por eso Guapo Smith lo tenía siempre peleando por apuestas. Tras una pelea contra un bulldog en la que casi muere, lo recogieron unos tiradores muy amables con los que tuvo varias aventuras que no voy a contar.

Al final Colmillo Blanco aprende que sus amos  pueden ser buenos o malos, que una mano no solo trae dolor. En Alaska muchos humanos eran malvados pues la fiebre del oro los movía a ser egoístas y violentos, y por eso maltrataban a los animales y les pegaban demasiado o les obligaban a tirar del trineo sin apenas tener fuerzas. Pero Colmillo Blanco tuvo la suerte de encontrar a otro tipo de personas, unos “dioses” más amables.

Quizás John Griffith London, apodado también Jack London, haya sido uno de esos “dioses” amables. Jack London fue autodidacta, marinero, vagabundo y también viajó a Alaska empujado por la fiebre del oro. Volvió pobre y enfermo pero se inspiró en su experiencia para hacer este libro y otros como La llamada de lo salvaje o La quimera del oro, que me estoy leyendo ahora. Por cierto, justo antes de empezar a leer Colmillo Blanco se me cayó mi primer colmillo. Casualidad, ¿no?

El mago de Oz

La semana pasada fui a La linterna mágica, que es un club de cine para niños de primaria que hay en mi ciudad. La película que ponían era El mago de Oz y me gustó tanto que cuando llegué a casa y vi que estaba el libro en la estantería decidí leérmelo.

mago_de_oz

En la peli, Dorothy pierde a su único amigo, el perro Toto. Entonces un ciclón se lleva su casa y aparece en el mundo mágico de Oz. La historia se puede resumir en que Dorothy quiere ir a la ciudad Esmeralda para que el Mago Oz la lleve de vuelta a Arkansas. Por el camino se va encontrando con distintos personajes que la acompañan para pedirle al mago sus deseos. Estos personajes son el espantapájaros que quiere conseguir cerebro, el hombre de hojalata que quiere conseguir un corazón y el león cobarde que quiere conseguir coraje.

Después de leerme el libro, comprobé varias diferencias entre este y la peli y debo reconocer que me gustó más el libro. Por ejemplo: en la peli cuando se va el mago ya estamos  casi en el final, mientras que en el libro todavía faltan muchas aventuras hasta que Dorothy consigue regresar a Arkansas. Además, la forma en que cada personaje consigue lo que desea es diferente y me parece que es más interesante la del libro.

mzl.axkbgeez.1024x1024-65

Este libro se lo recomiendo a quien le gusten las aventuras de fantasía y la película a quien le gusten las comedias musicales. Es un libro muy corto y encima, te enganchas y lo lees muy rápido. Su autor se llama L. Frank Baum ¿Y a que no sabéis de donde sacó “OZ”? Pues un día estaba él en su escritorio exprimiéndose los sesos (algo que no tenía el espantapájaros) y se fijó en el cajón donde metía  todos los trabajos de la O a la Z ¿Lo pilláis?

El mago de Oz nos enseña a perseguir nuestros sueños y que no los conseguiremos sin esfuerzo, que no basta con pedírselos a magos porque no van a venir solos.